La Incertidumbre o la necesidad de saber qué va a pasar después

incertidumbre_coaching

La Incertidumbre

¿A qué no pasa un día sin que la palabra incertidumbre la escuchemos, al menos, en una ocasión? ¿Qué tiene esta palabra de la que tanto se habla?

¿Por qué surge y para qué?

La RAE nos dice que incertidumbre es “la falta de certeza” o lo que es lo mismo, no tener conocimiento seguro y claro de algo.

¿Qué ocurre con la Incertidumbre?

La realidad es que vivimos en continua incertidumbre y muchas de las veces, cuando la vivimos, en vez de ver las ventajas que nos puede traer, suele ocurrir que nos da inseguridad o nos bloquea.

No saber qué va a pasar, tanto si depende de uno mismo, como si depende de otras personas y/o circunstancias, nos puede llegar a provocar estrés e inducirnos a sentir emociones, que, como el miedo o la frustración, pueden aumentar su intensidad y hacérnoslo pasar muy mal, incluso, hacer que hagamos lo que no haríamos si tuviéramos la certeza necesaria.

¿Qué es lo que verdaderamente tememos de la incertidumbre?

En la actualidad, y me atrevería a decir que siempre, vivimos momentos en los que los cambios suceden cada día, bien nos llegan o bien los provocamos. Los cambios nos traen la incertidumbre, ya sean de carácter:

  1. Personal como la aparición de una enfermedad
  2. Social que nos obliga a replantearnos nuevos modo de relacionarnos
  3. Laboral por cambio de trabajo elegido o no
  4. Económicos ante la inexistencia temporal de proyectos
  5. Medio Ambiental cuando sucede alguna catástrofe natural
  6. Políticos siempre que se aproximan elecciones autonómicas y/o estatales

Lo importante es ser conscientes de que lo que no está en nuestra mano, no se puede controlar, lo que de verdad importa es identificar las emociones que nos provoca la incertidumbre porque las emociones nos llevan a tener un comportamiento u otro.

A mí me viene muy bien tener en mente esta frase del compositor y músico Invirg Berlin

“La vida es un 10% como la hacemos y un 90% como la tomamos”

o lo que es lo mismo, la vida es un 10 % de lo que te sucede y un 90% de cómo reaccionas.

Otras situaciones que te hacen sentir incertidumbre

Existen otro tipo de situaciones más comunes y que también nos causan incertidumbre, aunque no hayan ocurrido y quizás ni ocurran:

  • El miedo al qué dirán.
  • Miedo a perder lo que tienes.
  • Temor ante lo que esté por venir.
  • La contradicción entre tus expectativas y lo que la realidad te muestra.
  • Dudas acerca de si quienes están en tu entorno personal y profesional aceptarán cambios que quieras hacer o los van a rechazar.
  • Tener que comenzar de cero por el temor a no saber si eres capaz de asumir el esfuerzo que pueda suponer.
  • Cuando dejas de ser coherente con tus valores

Estos temores son frenos naturales y es bueno aprender a gestionarlos para saber qué hacer a continuación. Si sabes cómo te comportas ante la incertidumbre sin juzgarte por ello, probablemente te será más fácil ver las ventajas que tiene y cosecharás los mejores resultados.

éxito_incertidumbre_coaching

Mi propuesta para abrazar la incertidumbre

Te propongo que pienses dónde quieres llegar, cómo te ves en el futuro, identifica qué quieres realmente. Es el primer paso para aceptar la incertidumbre y, desde ahí, considera en qué puedes influir para que los cambios que vas a hacer te ayuden a lograr tu objetivo. Escúchate y escucha de manera activa y consciente, toma perspectiva que, desde ahí, las cosas se ven de diferentes maneras y seguro que te ayuda y haz caso a tu corazón, a veces la intuición es la mejor aliada que tenemos.

¿Te suenan?: “más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer” o “más vale pájaro en mano que ciento volando”, son Creencias Limitantes aprendidas que te hacen permanecer en la zona de confort en la que lo malo conocido te da certeza de lo vivido, aunque no te guste ni una pizca. 

Tener Opciones es la oportunidad más valiosa que nos ofrece la incertidumbre

La incertidumbre nos permite avanzar, evolucionar así que te invito a que, dejes lo que estés haciendo, tomes papel y boli:

  • Conócete mejor. Haz una lista de cómo te comportas ante situaciones de incertidumbre y subraya lo que haces exactamente. Te podrá servir para modificarlo posteriormente, si tú lo decides.
  • Escribe y reflexiona acerca de qué situaciones te provocan estrés que conlleve unas manifestaciones fisiológicas y emocionales que te impidan sentirte bien.
  • Como si. Imagina y ponte en situación de qué harías si ocurriera……cualquier suceso que te provoque incertidumbre, como un hipotético despido, por ejemplo.

 

¿Qué va a pasar a partir de ahora?

¿De verdad, te gustaba lo que hacías?

¿Qué te hubiera gustado hacer? 

¿Qué te apasiona?

Preguntas que espero te sirvan para caminar hacia delante

incertidumbre para caminar

En fin, lo que deseo es que abraces la incertidumbre y vivas tus emociones con la certeza de saber que si las gestionas adecuadamente, podrás disfrutar de la incertidumbre y eso hará de ti, una persona más feliz.

Me encantará que me cuentes lo que piensas.

Mónica Miguel García