¿Es útil el coaching?
descúbrelo con un cuento

coaching_moraleja

¿Para qué sirven los cuentos?  

 Hoy quiero contarte un cuento-metáfora, que pretende despertarte para que seas consciente de que eres la única persona que puede tomar las decisiones acerca de quién quieres ser, qué quieres hacer, cómo y cuándo deseas hacerlo.  

Y también, igual que en el cuento, que te des cuenta de que, en ocasiones, necesitamos que alguien nos ayude, durante un espacio de tiempo concreto, para que nos acompañe a descubrir quienes somos y cual es nuestro potencial para que dejemos de apoyarnos en ramas que solo nos mantienen en una aparente zona de confort y nos atrevamos a volar allá donde deseemos con consciencia y responsabilidad. 

Para esto estamos los coaches, para acompañarte, durante un periodo de tiempo, entre 3 y 6 meses, y trabajar a tu lado, en un mano a mano que te lleve a alcanzar tu propósito de vida, adquiriendo habilidades y recursos que te sirvan siempre.

El cuento

 “Un rey recibió como obsequio dos pequeños halcones y los entregó a uno de sus hombres para que los cuidara. A la mañana siguiente, el rey salió a su balcón, miró al cielo y solo vio a uno de los halcones volar y llamó al cuidador para preguntarle qué sucedía con el otro, a lo que el cuidador respondió:

– La verdad, no sé lo que le pasa a ese halcón, está sobre una rama y no quiere volar.

El rey mandó llamar a varios curanderos y sanadores, pero nadie lograba hacer volar a aquel pequeño animal.

A la mañana siguiente, vio a los dos halcones volando ágilmente por los jardines.

– ¿Cómo lo han conseguido? ¡¡Traedme al autor de ese milagro!!, dijo el rey.

Enseguida le presentaron a un sencillo campesino.

– ¿Tú hiciste volar al halcón? ¿Cómo lo lograste? ¿Eres mago, acaso? -preguntó el rey al campesino.

Aquel hombre contestó: 

– Alteza, lo único que hice fue cortar la rama sobre la que se apoyaba. El pájaro no tuvo más remedio que empezar a emplear sus alas y echar a volar. 

  Anónimo

La moraleja

 

¿A cuántas ramas te sujetas para no echar a volar?

¿Quién te ha puesto esas ramas?

¿Necesitas estas ramas? ¿Para qué las necesitas? 

¿Quién serías sin esas ramas? 

 

Te invito a que, si estás en una misma “rama” o en varias, quieres emprender el vuelo y no sabes cómo, contactes con uno de los coaches profesionales certificados que sabemos cómo ayudarte, igual que el campesino al halcón. 

¿O prefieres seguir esperando y que otra persona siga decidiendo por ti? 

El campesino cortó la rama, los coaches te ayudamos a que tú cortes tus ramas y alces el vuelo.

Recuerda que un pájaro posado en un árbol nunca tiene miedo de que la rama se rompa, porque su confianza no está en la rama sino en sus alas.

¿Dónde está puesta tu confianza?

La Confianza … hablaré de ella en el próximo post.

Mónica Miguel García